“Lewis Carroll no era una maravilla”.

Es el título de una entrevista publicada ayer, 23 de marzo, en El País. El autor, un tal Jacinto Antón, le preguntó a Vanessa Tait, bisnieta de Alice Liddell, por la relación de Lewis Carroll con su famosa antepasada.

Yo asistí a una entrevista realizada a Vanessa Tait el sábado 21 de marzo, pero no estoy segura de que ésta sea la misma. No recuerdo unas preguntas tan parciales, tan retorcidas. Leyendo este artículo tengo la impresión de que el autor ya tenía dictada su propia sentencia sobre Carroll e intentaba que Vanessa Tait “admitiera” la culpabilidad del reverendo Dodgson. No era una maravilla; el título ya nos indica cuál es la muy sesgada visión del entrevistador. Vamos a desmitificar a Carroll, ¡qué gran idea! ¡Seguro que nadie lo ha pensado antes! ¡El mundo se pondrá patas arriba cuando se sepa que era un drogadicto y un pedófilo!

Las preguntas están muy bien elegidas: la “verdadera” relación de Carroll con Alice Liddell, el consumo de sustancias estupefacientes, su afición a fotografiar niñas desnudas. Otra vez, más de lo mismo. Tal vez lo adecuado habría sido preguntarle a Vanessa Tait por su libro, pero, ¿a quién le importa su libro? Hay que despellejar a Carroll, que es lo que se ha puesto de moda en los últimos años.

Aquí está el artículo completo (el que se publicó en el formato en papel estaba recortado).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s